Junta de Castilla y Leon
Junta de Castilla y Leon


Edificio

FOTOGrietas en el paramento exterior de la nave.

Grietas en el paramento exterior de la nave.

© Fundación Santa María la Real - CER

El tratamiento que merece la intervención en la iglesia de Santiago está muy ligado a las diferentes fases constructivas que se pueden apreciar en el edificio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

.

FOTOGrietas visibles en el testero del ábside.

Grietas visibles en el testero del ábside.

© Fundación Santa María la Real - CER

Lo primero que se puede apreciar es el mal estado de conservación del la cubierta del pórtico de acceso, en donde se pueden ver una serie de humedades y lagunas en el entablado. Para restaurarlo se conservará su actual estructura, reemplazando las viguetas y la ripia, conservando los elementos constructivos que sean necesarios, e introduciendo impermeabilizante. También se procederá a la restauración de aquellas zonas del suelo del pórtico que se encuentren en mal estado. 

          

Otra de las alteraciones importantes la encontramos en el ábside, donde el esquinal sureste presenta dos grietas de importancia, que también aparecen en el interior. En todas ellas se aprecian rejuntados con mortero de cemento y cal. Para eliminar esta alteración se picarán los morteros de cementos, en su caso, y se rejuntarán todas las grietas mediante morteros de cal.

 

En  la fachada norte se puede apreciar el mal estado de  los contrafuertes y muchas humedades. Podemos decir que los desplomes que presentan los contrafuertes han sido causados principalmente por fenómenos climatológicos como las heladas y las lluvias. Aunque no representa un riesgo estructural para el edificio, es necesaria una intervención minuciosa que posibilite colocarlos en su posición original; para lograrlo se procederá a su consolidación, dejándolos aplomados y perfectamente amarrados al paramento norte.

FOTOFotografía en la que se puede apreciar el desplome de los contrafuertes.

Fotografía en la que se puede apreciar el desplome de los contrafuertes.

© Fundación Santa María la Real - CER

Por lo que respecta a la nave de la iglesia, ésta no presenta ningún daño estructural, no obstante se realizarán diversas acciones con el objetivo de recuperar todo su esplendor. En el exterior se procederá a la limpieza de los muros, eliminando los elementos vegetales que hoy aparecen en las fachadas y en la torre campanario.

Mientras tanto, en el interior se procederá al picado del mortero de cemento actualmente existente y a realizar un nuevo rejuntado de los sillares en la totalidad de los muros;  también se limpiarán los revestimientos de cal de en los casos que sea necesario, guardando en todo momento especial cuidado con aquellas zonas que presenten pinturas murales; cuando así sea, se procederá a la limpieza de los elementos que se conserven y a su posterior barnizado.

Del mismo modo se procederá al picado de los morteros de cemento de la totalidad del suelo de la nave, procediéndose a la posterior restauración de aquellas zonas que se encuentren en mal estado. Respecto a la cubierta de la nave, se aplicará un tratamiento contra xilófagos y barnizado de toda su estructura.

La zona de la sacristía presenta en la actualidad restos de un antiguo revestimiento de cal, por tanto en el proyecto se propone encalar la sacristía, respetando en todo momento un criterio de conservación en las zonas donde exista encalado original.
Del mismo modo se restaurará el coro (conservando su estructura original), sustituyendo aquellas piezas que se encuentren en mal estado y terminando la intervención con una limpieza superficial y barnizado.
Por último, se eliminarán los cables del tendido eléctrico en el interior de la iglesia, dejando la acometida subterránea y trasladando el contador al interior de la sacristía. Al mismo tiempo se procederá a sustituir los puntos de luz existentes con la instalación eléctrica correspondiente.

FOTOEn esta fotografía se aprecia el lamentable estado del entablado interior de la torre.

En esta fotografía se aprecia el lamentable estado del entablado interior de la torre.

© Fundación Santa María la Real - CER

La torre-campanario muestra una serie de grietas y desplomes que requieren de una intervención inmediata,  ya que el entablado se encuentra en mal estado. Por ello se desmontará la cubierta de la torre, así como la de los forjados, para remplazar aquellas piezas que se encuentren en mal estado, manteniendo en todo momento el criterio de conservación de aquellos elementos constructivos que se encuentren en buen estado. En la cubierta se añadirá además una impermeabilización. También se restaurará la escalera de acceso a la torre, reponiendo las piezas en mal estado y terminando la intervención con la limpieza y barnizado de toda su estructura.
Se realizará además, en la torre, una pequeña intervención en la ventana que aparece sobre la puerta de acceso. Se desmontarán los sillares que actualmente la ciegan, recuperando de esta forma el espacio de la ventana y su fisonomía original.
La intervención en la Torre y en la Cilla, también incluye la limpieza de los solados, restauración de puertas y rejuntado de grietas, tanto en el exterior como en el interior.

Respecto al entorno inmediato de la iglesia, éste no presenta alteraciones importantes que dificulten la lectura del conjunto, salvo en la parte norte de la iglesia, donde encontramos una serie de arbustos de grandes dimensiones y árboles. A su vez, los muros que marcan la parcela se encuentran en buen estado de conservación con excepción del muro norte, que está actualmente derruido. La intervención a realizar, simplemente consistirá en la consolidación de la escalera de acceso a la iglesia, el remate de todos los muros del atrio y la retirada de los arbustos que estén dañando los muros, conservando aquellas especies que crezcan de forma natural en la zona.

« Bienes Muebles Entornos »