Junta de Castilla y Leon
Junta de Castilla y Leon


Fases constructivas de la iglesia de Santiago, Cezura.

FOTO

Para realizar el análisis de las fases constructivas de la iglesia de Santiago en Cezura, no hemos podido contar con suficiente información documental.  Los únicos textos relativos al templo existentes en los archivos parroquiales son los libros de cuentas de la Cofradía de Santiago que, a pesar de abarcar el amplio espectro de años entre 1711 y 1936, presentan una información excesivamente fragmentada. Por esta razón, las conclusiones del análisis las hemos extraído esencialmente de la observación directa de los muros con técnicas de arqueología de la arquitectura, por lo que habrán de ser tomadas con la debida cautela.

  .

Evolución Histórica

A mediados del siglo XII nos encontramos con un pequeño edificio románico, con cabecera plana y nave rectangular, ambas partes separadas por un arco triunfal decorado con capiteles muy en línea con los del monasterio de Santa María la Real de Aguilar. En el centro de este primitivo testero, por su parte exterior se instaló un ventanal románico, cuya traza y decoración nos llevan también a esas fechas. Aun a riesgo de aventurarnos, dada la parquedad de los datos disponibles, podemos adivinar para este primitivo edificio la existencia de una pequeña espadaña y quizás una bóveda de cañón que cubría el ábside, a menor altura de la actual, mientras que la nave pudo tener cubierta de madera. 


Como en la mayoría de los casos, hay un momento determinado (por el tipo de cubierta podemos aventurar que fue en torno a 1300) en el que se decide aumentar el tamaño de la iglesia. En esta ocasión se construye un nuevo espacio adosado al muro norte, para hacerlo se ven obligados a recortar parte del muro románico, retirando los canecillos que lo bordeaban, que posteriormente fueron recolocados en el nuevo lienzo exterior. Todo parece indicar que este nuevo espacio se pudo utilizar como lugar de oración o como capilla, ya que no parece que tuviese comunicación directa con el ábside.



Poco después se decide construir una capilla junto al ábside, también en el muro norte. Se sitúa justo después del reciente añadido y es la parte que hoy ocupa la sacristía. Suponemos que en el momento de ser construida no se utilizó para tal fin, pues las sacristías como tal se comienzan a usar hacia el siglo XVII.
Para dar acceso a esta zona se practica una abertura en el presbiterio, justo al lado del arco triunfal. Al igual que en la anterior fase, también los canecillos del primitivo muro románico fueron desplazados en el momento de levantar la nueva estructura. La ventana que hoy ilumina este espacio es de época posterior a su construcción.
A esta misma fase corresponde también la ampliación en altura de la cabecera, que conllevó la creación de un nuevo abovedamiento en el interior, esta vez apuntado, siguiendo el mismo modelo que en la nave lateral.
 

A finales del siglo XV se decide adosar a los pies de la iglesia una nueva estructura con una funcionalidad probablemente habitacional y también de almacenamiento a modo de cilla o granero. Este espacio está iluminado por una pequeña ventana con un remate de tipo conopial, muy acorde con la época. Podemos observar la forma tan forzada en la que se dispone esta estructura en planta, probablemente por tener que adaptarse al espacio disponible del atrio. 
 

     
Tenemos indicios de que, poco después, se construyó aquí un baptisterio que probablemente estaría anexo a un primitivo pórtico levantado en el lado sur del templo. Si nos fijamos en el solado del actual pórtico podemos descubrir un área en la que las losas se disponen de forma circular, marcando el lugar donde la pila bautismal estuvo situada, antes de su traslado a su ubicación actual.

  

  En el siglo XVI se coloca el coro a los pies de la nave principal y poco después se levanta una falsa bóveda de cañón sobre la nave central, de altura inferior a la original.
A principios del siglo XVII, fecha que podemos inferir basándonos en un análisis estilístico, se levanta un nuevo pórtico que es, con ligeras modificaciones, el que podemos contemplar en la actualidad. Para ello se derriba el anterior, quizá con intención de convertir esta ampliación en una nave más pues según podemos observar parece que su intención, finalmente no realizada, era derribar también la cabecera románica para construir una nueva, más amplia, que sirviera para ambas naves. Sea como fuere, esta idea se deshecha, quedando hoy tan sólo como un pórtico de acceso.
Quizá simultáneamente se derriba la falsa bóveda que cubría la nave principal y la primitiva portada románica del templo, construyéndose en su lugar un gran arco de acceso, hoy parcialmente cegado con ladrillo y cemento.
Poco después se decide construir una torre-campanario sobre la estructura de vivienda adosada al muro oeste del templo.

En los siglos que restan hasta la actualidad, la iglesia de Santiago en Cezura ha seguido también una evolución constructiva aunque podemos decir que ésta será la última intervención con importancia estructural que se acometerá en el templo, aunque si que se darán otras de menor importancia.

FASES CONSTRUCTIVAS

Más información en la web:
- Cezura - Santiago

« Aviso Análisis de las Fases Constructivas de la iglesia de Cillamayor. »