Junta de Castilla y Leon
Junta de Castilla y Leon


Cezura, Mudá, Villabellaco y Rebolledo de la Torre: cuatro lugares en los que se inician trabajos de recuperación dentro de la iniciativa 'Románico Norte'

Guiarte.com

La Consejería de Cultura de la Junta de Castilla y León, a través de la Fundación Siglo para las Artes de Castilla y León y la Fundación Santa María la Real-Centro de Estudios del Románico, con la colaboración de las Diócesis de Palencia y Burgos y la implicación de Ayuntamientos y entidades locales, desarrolla en el período 2005-2012 un ambicioso plan de intervención que supone actuaciones en cincuenta y cuatro iglesias románicas en el norte de las provincias de Palencia y Burgos, en el territorio que en su día constituyó la antigua Merindad de Aguilar de Campoo.

Cezura, Palencia

La iglesia de Santiago en la localidad palentina de Cezura, situada a siete kilómetros al noroeste de Aguilar de Campoo, es un nuevo objetivo del plan. El edificio, originario del siglo XII, presenta diversas patologías que han deteriorado su imagen global.

El edificio muestra diferentes patologías que hacen que su estado de conservación sea deficitario: mal estado de la cubierta, grietas visibles en el ábside, mal estado de los contrafuertes y humedades.

Otro de los aspectos a restaurar está en la torre que muestra una serie de grietas y desplomes que requieren de una intervención inmediata, ya que el entablado interior se encuentra en un estado deplorable.

El proyecto de restauración cuya ejecución comienza ahora, pretende actuar sobre cada una de estas patologías, con el objetivo de devolver al templo y su entorno cercano su antiguo esplendor.

Iglesias de Mudá y Villabellaco.

Una primera fase de rehabilitación se centrará en los retablos mayores de los templos de Mudá y Villabellaco, en el extremo norte de la provincia de Palencia.

En la iglesia de San Pedro Apóstol de Villabellaco se está restaurando el retablo mayor. Una pieza del siglo XVIII, muy propia del gusto barroco de la época: decorada con policromía y revestimientos de pan de oro, con predominio de los elementos vegetales.

A pesar de su deficiente estado de conservación, el retablo no presenta daños estructurales de importancia. No obstante, sí se registran numerosas alteraciones que aconsejan una doble intervención tanto preventiva como curativa.

Entre los daños más fácilmente observables está el intenso ataque de insectos xilófagos, que han producido abundantes orificios en la superficie de la pieza, debilitando el soporte. Por todo el retablo son numerosas las faltas de policromía y revestimiento dorado, además de pequeñas fracturas. Aunque son, sin duda, las superficies más bajas de la pieza, siempre más accesibles, las que registran mayores y más graves alteraciones.

También se está interviniendo en el retablo de la iglesia San Martín, en la localidad de Mudá. La pieza presenta una extraña factura debida a la mezcla de estilos que la conforman.

Pórtico de Rebolledo de la Torre.© Fundación Santa María la Real - CER
Un factor que hace pensar que tal vez se trate de una estructura de reciente construcción, elaborada para sustituir el retablo precedente, probablemente destruido durante la Guerra Civil.

Rebolledo de la Torre

La Comisión Territorial de Patrimonio Cultural de Burgos dio luz verde al proyecto presentado por la Fundación Santa María la Real, para restaurar la iglesia de San Julián y Santa Basilisa en Rebolledo de la Torre, declarada Bien de Interés Cultural.

La iglesia, uno de los trece templos burgaleses incluidos en el Plan de Intervención «Románico Norte» en la antigua Merindad de Aguilar de Campoo, se sitúa en el extremo septentrional del pueblo, en un punto elevado sobre el caserío, con la sierra y Peña Amaya como fondo. Muy cerca está la gran torre medieval, hoy semiderruída y la tardogótica casa del sacerdote, que junto a la iglesia de San Juan y Santa Basilisa con su extraordinario pórtico hacen de Rebolledo uno de los rincones burgaleses donde más atractivo y presente se hace nuestro pasado medieval.

El edificio se levanta en irregular sillería arenisca y caliza. Se dispone en planta cuadrada, con dos naves y una sola cabecera cuadrangular situada en el extremo de la nave principal. En el muro sur se abre un magnífico pórtico, sin duda la parte más interesante del conjunto.

La restauración del templo de San Julián y santa Basilisa requiere una intervención de nivel medio ya que aunque se encuentra en un estado de conservación que no implica ningún riesgo para su estabilidad estructural, sí requiere algunas operaciones necesarias para conseguir mantener, tanto el templo como su entorno inmediato, en un correcto nivel de conservación.

Enlace web http://www.guiarte.com/noticias/muestracronica.asp?id=1133&titulo ... 0Norte

« Una veintena de iglesias y ermitas románicas abrirán en Semana Santa para facilitar las visitas En Semana Santa, ¡ABRIMOS! »