Junta de Castilla y Leon
Junta de Castilla y Leon


Bienes Muebles

Iglesia de El Salvador

FOTORetablo Mayor de la iglesia de El Salvador

Retablo Mayor de la iglesia de El Salvador

© Fundación Santa María la Real - CER

El objeto de este proyecto de restauración de bienes muebles es el retablo mayor del templo y los restos de pintura mural que podemos contemplar en el ábside.

   

 

 

 

 

.

RETABLO MAYOR

FOTOTalla de la Piedad que adorna el retablo mayor.

Talla de la Piedad que adorna el retablo mayor.

© Fundación Santa María la Real - CER

El retablo mayor de la iglesia parroquial de Pozancos es una obra renacentista, ampliada posteriormente en estilo barroco, cuyas características son similares a las de otros retablos de la zona, combinando con proporcionalidad la talla de madera de figuras exentas junto con la pintura y el relieve. Igualmente, en la decoración se alternan con regularidad la policromía al temple y los revestimientos dorados. Sin embargo, a diferencia de otros retablos de la zona, el recurso de los revestimientos de pan de oro deja paso a un mayor protagonismo de la pintura en el tratamiento dado a las superficies.
El retablo se divide en dos espacios de similares proporciones. El primero de ellos, el inferior, se corresponde con el área del tambor absidal; está dividido a su vez en dos cuerpos: un cuerpo donde se sitúa el sagrario y finalmente un segundo, de mayor altura, presidido por una imagen de la Pasión.
El segundo espacio corresponde al espacio abovedado y con el se remata el retablo. Este sector esta decorado con relieves en madera, pero sin desarrollo iconográfico, tan sólo una imagen de El Salvador que lo corona, bajo un florón barroco de grandes dimensiones. Como es habitual en los retablos barrocos, la pintura se realizó al temple y para el revestimiento dorado se aplicaron láminas de oro fino.

En cuanto a su estado de conservación, la estructura arquitectónica del retablo se mantiene unida y responde solidariamente a las cargas delos elementos que sustenta, por lo que la obra, aunque presenta abundantes daños, éstos no parecen afectar seriamente a la estabilidad del conjunto. A pesar de la degradación provocada por los insectos xilófagos (que pueden haber debilitado el soporte en exceso), las alteraciones afectan especialmente a la decoración No obstante se hacen necesarios distintos tratamientos de consolidación en los que también se incluya el soporte y sus revestimientos, ya que es posible observar pérdidas de resistencia que han dado lugar a la aparición de mutilaciones parciales y pérdidas. Por otra parte, los relieves decorativos presentan un estado de conservación muy deficiente, registrándose a su vez abrasiones superficiales de la policromía.

Nuestra propuesta de intervención para poner fin a estas patologías pasa por la aplicación de distintos tratamientos de conservación de la estructura arquitectónica del retablo para mejorar la consolidación del soporte de madera. Se volverán a adherir los fragmentos desencajados o desprendidos, y también se consolidarán los estratos de la policromía.

Una vez consolidado se realizará una limpieza físico-química de la policromía, para recuperar la imagen más autentica de la pieza, se repondrán los elementos escultóricos perdidos que más afecten a la visión del conjunto. Éstos también se reintegrarán cromáticamente al igual que las faltas de policromía, dejando constancia suficiente del carácter de elementos reintegrados para evitar eventuales confusiones y no falsear la historia material de la obra. En último lugar se aplicará protección superficial en toda la pieza, siempre con el criterio de no dejar brillos excesivos, impropios del estado de conservación y cronología del retablo.

PINTURA MURAL

FOTORestos de pintura mural bajo el encalado que cubre el ábside.

Restos de pintura mural bajo el encalado que cubre el ábside.

© Fundación Santa María la Real - CER

En las pocas faltas del encalado que cubre el ábside puede observarse como éste estuvo decorado en origen con pinturas murales. Se trata de motivos florales de estilo barroco, típicos del siglo XVIII. En un primer examen no es posible conocer la técnica exacta, aunque podemos notar que se trata de pinturas realizadas al temple.

La existencia de grietas en superficie, desniveles en la continuidad de los revestimientos y alteraciones en la policromía, nos hace pensar que las pinturas necesitan por igual tratamientos de conservación y restauración. Tras los análisis y estudios previos se reforzará la estabilidad del conjunto y se procederá a la readhesión de las lascas o capas levantadas, intentando devolverlas a su sustrato original. Tras ello se limpiará y desinfectará todo el conjunto, eliminando toda materia orgánica o inorgánica ajena a la obra, por último se reintegrarán las faltas materiales y cromáticas que eventualmente pudieran aparecer.

Edificio »


Patologías - Bienes Muebles de Pozancos