Junta de Castilla y Leon
Junta de Castilla y Leon


Entornos

Iglesia de Santa María la Real - Cillamayor

Los trabajos de investigación y restauración realizados en el edificio han permitido sacar a la luz una antigua portada románica, lo que supone un descubrimiento excepcional debido al buen estado de conservación de muchos de sus elementos.

 

 A falta de unos estudios más exhaustivos, su construcción podría remontarse a mediados del siglo XII. Se cree que su origen está relacionado con la presencia, en su día, de una pequeña comunidad religiosa en Cillamayor, ligada al Monasterio de Santa María la Real de Aguilar de Campoo.

 

La desaparición de la comunidad religiosa unida a la ubicación del templo en una pendiente, motivaron posiblemente el desuso de la portada norte y su posterior cierre. Presentan una decoración figurativa, muy semejante a la del arco de triunfo del interior del templo, con representaciones de animales y rostros humanos, toscamente tallados, iconografía muy frecuente en el románico de la zona.

 

La meta final de la actuación arqueológica ha sido recuperar por completo la portada, por ello aunque en principio no estaba contemplado en el proyecto de restauración, recientemente comenzaba una ambiciosa intervención en el entorno de la iglesia parroquial de Cillamayor. Los trabajos comenzaron con una excavación arqueológica, cuyo objetivo es documentar, todos los restos que vayan apareciendo y relacionarlos con el entorno y el contexto histórico del edificio religioso. Concluida la excavación, la portada románica puede admirarse en todo su esplendor. La entrada se ha cerrado además con una lámina de alabastro para impedir su deterioro y para no romper con la estética aplicada a las ventanas del templo.

Tras la excavación arqueológica realizada, que ha sacado a la luz (además de la propia portada) la parte inferior de un muro paralelo al lienzo norte de la iglesia y diversas sepulturas, se hizo necesaria la completa remodelación de los entornos del templo con el objetivo de poner en valor estos hallazgos.

Para ello, se elaboró un proyecto  en el que se han previsto, entre otras, las siguientes intervenciones: 

 

         -Solado de la excavación: se propone la colocación de un pavimento de grava compactada en la parte sur de la excavación, con un espesor que no supere la altura de las losas que conforman el perímetro de las sepulturas y los sarcófagos.

          -Solado de la parte norte de la excavación: se plantea en esta zona de la excavación la colocación de un pavimento a base de grava – cemento cepillado con el fin de permitir que parte de la excavación sea transitable.

 

           -Muro de contención: para evitar el derrumbamiento del terreno al oeste de la excavación se ha proyectado la construcción de un muro de contención de hormigón armado.

 

           -Solado y rampas de acceso en el perímetro norte de la excavación: se prevé la colocación de un pavimento de piedra en el atrio frente al ábside, la parte oeste de la excavación y la rampa de acceso a la misma.  

 

            -Estos trabajos se completan con obras de impermeabilización y drenaje que posibiliten la evacuación del agua en la parte sur de la excavación y con la adecuación del tendido eléctrico y telefónico que discurre sobre los muros de la iglesia.

 

 

FOTOExterior de la iglesia

Exterior de la iglesia

© Fundación Santa María la Real

« Bienes Muebles