Junta de Castilla y Leon
Junta de Castilla y Leon


La innovación y la calidad, señas de identidad del Patrimonio cultural en Castilla y León

FOTOIglesia de Olleros de Pisuerga, uno de los BIC más visitados de la provincia de Palencia

Iglesia de Olleros de Pisuerga, uno de los BIC más visitados de la provincia de Palencia

© Fundación Santa María la Real

Castilla y León ha puesto en marcha y lidera en Europa un nuevo modelo social de intervención en el Patrimonio que tiene en cuenta al territorio, procurando su desarrollo a través de la creación de riqueza. Como prueba de ello, más de siete millones de visitantes se han acercado a nuestros monumentos o a conocer los proyectos de restauración del patrimonio durante la legislatura.

Según informa la Junta de Castilla y León, la consejería de Cultura y Turismo ha desarrollado en la presente legislatura una política cultural que ha tenido como ejes centrales la innovación, la modernización y la internacionalización, y siempre teniendo como referentes la calidad y la excelencia. Con ello se ha conseguido que en estos años la cultura haya estado al alcance de todos y al mismo tiempo haya contribuido activamente al desarrollo económico y social de la Comunidad.
 
En lo referente a Patrimonio han sido cuatro años decisivos en los que Castilla y León ha puesto en marcha un nuevo modelo de intervenir y conservar el Patrimonio Cultural. Para ello se han aplicado innovadoras fórmulas de intervención que tienen como principios estratégicos la utilización del territorio como herramienta básica y de los bienes patrimoniales como recursos de desarrollo por un lado; y la búsqueda de la concertación social por otro. Todo con el fin de conseguir una gestión más sostenible en la intervención pública y un adecuado servicio a las personas que los habitan.
 
 
Patrimonio Cultural, activo económico y social en Castilla y León 
Uno de los ejes de la política en patrimonio cultural a lo largo de la presente Legislatura ha sido la vertiente social. En particular la Consejería se propuso que, de acuerdo con los conceptos más modernos, los bienes del patrimonio cultural debían dejarse de percibir como una carga, para considerarse un activo, un recurso generador de desarrollo y de cohesión social. La Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Cultura y Turismo, viene trabajando a nivel interno y externo, promoviendo una Red Europea que permita cuantificar, valorar y difundir este importante papel del patrimonio en el desarrollo económico, y ya en 2009 promovió en la capital europea la redacción de la denominada Carta de Bruselas sobre el papel del patrimonio cultural en la Economía, documento que ha sido suscrito ya por decenas de entidades públicas y privadas, y que trabajan ya dentro de esta Red europea estable, auspiciada y cofinanciada por la propia Comisión Europea.  La Consejería de Cultura y Turismo ha promovido el proyecto Valor económico del Patrimonio Cultural en Europa aprobado y cofinanciado por la Comisión Europea dentro del Programa Cultura 2007-2013, en el que participan además otros cuatro socios de Italia (Assorestauro), Alemania (Culture & Work), Noruega (Directorate for Cultural Heritage) y España (Labein). Este proyecto ha recibido una aportación de la Unión Europea de 188.931 €.

 

Desarrollo del plan PAHIS

El eje de la política en Patrimonio Cultural es el Plan PAHIS de Patrimonio Histórico de Castilla y León. La consejería de Cultura y Turismo ha invertido en esta legislatura más de 144 millones de euros.
 
En esta legislatura se han realizado 693 estudios, 985 intervenciones en monumentos, 342 actuaciones en bienes muebles, 278 actividades arqueológicas y se han concedido 89 subvenciones directas. Todo ello suma más de 2.387 actuaciones que llegarán a las 2607 a finales de mayo de 2011. En términos de trabajo estas actuaciones han supuesto el mantenimiento o creación de más de 4.304 puestos de trabajo directos en toda la Comunidad, sin contar la actividad económica creada en torno a la actividad hostelera y turística que estas actuaciones han generado.Cerca de 100 empresas se dedican de manera directa a actividades relacionadas con el patrimonio cultural en Castilla y León en las distintas modalidades: conservación, restauración, mantenimiento, difusión.
 
La búsqueda de la concertación social en materia de Patrimonio Cultural ha cristalizado en más de 48 acuerdos de colaboración firmados desde 2007 y en los más de 18 los proyectos culturales puestos en marcha con una inversión superior a los 34 millones de euros, que ha permitido la aportación privada al servicio del patrimonio de todos por más de 12 millones de euros.
 
La importancia del territorio tiene su reflejo en los dos Espacios Culturales declarados, Atapuerca y Médulas, que por sus especiales valores culturales y naturales, requieren para su gestión y difusión una atención preferente y también en la definición de los 46 Sistemas Territoriales iniciados, a partir de estudios y proyectos elaborados desde una óptica pluridisciplinar y entre los que destaca el STP Románico de Castilla y León, tanto por los distintos territorios que comprende -Románico Norte, Soria Románica, Zamora Románica y Románico Atlántico-, como por el número de bienes incluidos, en torno a 103 inmuebles de excepcional calidad y más de 273 intervenciones- con una inversión que superará los 24.000.000 €.

 

Protección y accesibilidad

 Otra clave en nuestra política cultural es el Plan de Protección, que tiene su reflejo en los casi 1.800 bienes protegidos, 63 declaraciones BIC en esta Legislatura. Igualmente, se ha procedido a incluir más de 30.000 bienes muebles de titularidad de las Diócesis de la Iglesia Católica en el Inventario de Bienes del Patrimonio Cultural de Castilla y León, instrumento de protección, estudio, consulta y difusión, que tiene como finalidad reconocer e individualizar aquellos bienes muebles e inmuebles que, sin llegar a ser declarados de interés cultural, merezcan especial consideración por su notable valor.
 
En el ámbito del Patrimonio arquitectónico, la Accesibilidad Universal a la cultura, política transversal prioritaria, se está consiguiendo mediante la apertura de nuestros bienes, la ampliación de los horarios de visitas, y la eliminación de barreras físicas en el conocimiento y visita de nuestros bienes patrimoniales y culturales. Prueba de todo este esfuerzo es el reconocimiento que Aspaym ha hecho a la Consejería de Cultura y Turismo por su trabajo en materia de accesibilidad en puntos de interés turístico y monumentos, mediante la concesión del uno de los "Premios Solidarios 2010".

« Románico Norte concluye la restauración del retablo mayor de Renedo de la Inera La "Experiencia Románico Norte" llega a las agencias de viajes de El Corte Inglés »