Junta de Castilla y Leon
Junta de Castilla y Leon


Románico Norte concluye la restauración del retablo mayor de Renedo de la Inera

FOTOTalla de San Juan tras la restauración efectuada.

Talla de San Juan tras la restauración efectuada.

© Fundación Santa María la Real

El equipo del Plan de Intervención Románico Norte ha finalizado los trabajos de restauración del retablo mayor de la iglesia de Renedo de la Inera (Palencia). Cabe recordar que el templo también fue seleccionado para participar en el proyecto europeo OPERHA, que mediante la aplicación de las últimas innovaciones tecnológicas, logró la restauración de la bóveda de la sacristía.

La pequeña iglesia de San Roque, situada en la localidad palentina de Renedo de la Inera, es uno de los 54 templos incluidos en el Plan de Intervención Románico Norte, promovido por la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, en colaboración con los Obispados de Palencia y Burgos. Técnicos de la Fundación Santa María la Real, encargados de la ejecución del Plan, han trabajado durante los últimos meses en la restauración del retablo mayor de la iglesia, realizado en el siglo XVIII.

Características del retablo
Situada en la cabecera de la iglesia, ocupando el ábside semicircular, la pieza se organiza en tres calles y un sólo cuerpo, con banco y ático o remate en forma de cuarto de esfera. Su esquema general deriva de modelos barrocos de retablos tipo cascarón.
El sagrario ocupa la calle central, mientras que el cuerpo alberga tres hornacinas en las que se sitúan las tallas de la Virgen con el Niño, Santa Catalina de Alejandría y San Juan Evangelista. Todas ellas son imágenes más antiguas, que se  reaprovecharon en el retablo. De hecho, algunas piezas, como la talla de San Juan,  presentan elementos de influencia flamenca, que pudieron llegar de artistas que trabajaron y vivieron en la provincia de Palencia, como Alejo de Vahía.
Completa la pieza un ático de tres gajos decorados con motivos  rococó. Todo ello cobijado por un gran arco de medio punto que decoran cabezas de querubines y  remata una paloma,  representación del Espíritu Santo.
Tan sólo se doraron y policromaron las partes más destacadas del retablo como el sagrario, la hornacina central o el cascarón del ático, probablemente, porque la parroquia no podía asumir un mayor esfuerzo económico. El resto aparece cubierto simplemente con la capa de preparación, es decir, la superficie, normalmente de yeso diluido, que se aplicaba entre la madera y los dorados, para facilitar la imprimación.

Estado de conservación
El estado general de conservación de la estructura del retablo era bueno y sólo en zonas muy puntuales, la madera se encontraba degradada por la acción de insectos xilófagos. Así, las pérdidas de elementos decorativos eran mínimas.  Aparecían también algunas grietas y fisuras causadas por los movimientos naturales de la madera y en el banco se detectaron gran número de quemaduras. La pieza presentaba además considerables depósitos de polvo y suciedad, así como abrasiones superficiales en diferentes puntos.

Proceso de restauración
Proceso de restauración de la talla de la Virgen.La estructura general del retablo se restauró in situ, mientras que las tallas fueron trasladadas al taller de la Fundación Santa María la Real.
Los tratamientos que se han llevado a cabo en la mazonería del retablo han sido de carácter conservativo. Se ha realizado una consolidación del soporte y una limpieza superficial. Debido a la particularidad técnica del retablo, que en gran parte de la superficie se encuentra a un nivel de preparación (es decir, con la capa de estuco y bol previas a la policromía), se atendió especialmente a no modificar su aspecto mate. En el cascarón del retablo, el proceso  de limpieza se centró en la eliminación de los barnices oxidados que distorsionaban la tonalidad original roja y azul.
 
Aunque, sin duda, cabe destacar la intervención en las piezas escultóricas, en las que se ha efectuado un tratamiento completo de conservación y restauración. En primer lugar, se ha frenado el proceso de deterioro de las tallas, mediante tratamientos de limpieza,  de desinfección y desinsectación. Se han realizado trabajos puntuales de consolidación de la madera y reposición de piezas, así como de readhesión de policromías.
 
De manera especial, se ha trabajado en la recuperación de las policromías originales de la Virgen y de San Juan. Estas tallas presentaban una capa pictórica posterior a la ejecución de la propia talla, y el tratamiento de restauración se ha encaminado a la puesta en valor de la policromía subyacente. Esta policromía, en la medida de lo posible, se ha recuperado y reintegrado, por lo que las encarnaciones se muestran ahora en consonancia con las tallas y además poseen una mayor calidad técnica.

Otras actuaciones
Cabe recordar que ésta no es la única actuación que el equipo de Románico Norte ha llevado a cabo en la iglesia de Renedo de la Inera. No en vano, el templo fue seleccionado como uno de los casos de estudio que el programa OPERHA realizó en distintos países europeos. Gracias a ello, se pudo restaurar la bóveda de la sacristía, utilizando los últimos avances tecnológicos aplicados al mundo del patrimonio. La intervención se centró  en consolidar y reforzar la bóveda, mediante la utilización de mortero y tejido técnico, en concreto, malla ortogonal de fibra de basalto.
La aplicación de mortero con fibra de basalto incrementa la capacidad resistente del elemento estructural, al mismo tiempo que permite las adaptaciones naturales de la mampostería de piedra, por lo que se consiguió corregir y controlar los daños que presentaba la bóveda de una forma más eficaz.

Más información en la web:
- Bienes Muebles
- Renedo de la Inera - San Roque

« Alumnos del IES 'Santa María la Real' conocen las obras de restauración de la iglesia de San Pedro en Becerril del Carpio La innovación y la calidad, señas de identidad del Patrimonio cultural en Castilla y León »