Junta de Castilla y Leon
Junta de Castilla y Leon

Románico Norte

Método de trabajo

El Plan de Intervención 'Románico Norte' parte de la idea de que un monumento no es sólo una obra de arte, sino que es, además, un documento reflejo de las comunidades que lo levantaron y utilizaron a lo largo de los siglos. Es por ello que, antes de cualquier intervención, es necesario conocer el significado de esas obras, pero también las transformaciones que han sufrido a lo largo de los siglos y las distintas circunstancias que las han motivado. Este conocimiento permite valorar de una manera más amplia y precisa el papel que juegan todos y cada uno de los elementos que conforman ese monumento y su entorno.

Tal labor, es encomendada a un equipo de historiadores especialistas en diferentes ámbitos, y sigue un método de trabajo que se fundamenta en tres iniciativas: la recopilación de los estudios realizados hasta la fecha sobre el monumento, su entorno y la época; el trabajo directo en los archivos históricos y el detallado análisis de los propios edificios, siguiendo para ello técnicas arqueológicas que permitan detallar las fases constructivas de cada edificio. El resultado debe poder aportar la suficiente información para que la obra se ejecute con pleno conocimiento de la función de cada uno de los elementos afectados y de su valor histórico, y es por tanto el paso previo e imprescindible a la elaboración de los distintos proyectos. En multitud de ocasiones nos enfrentamos al hecho de que apenas si se conservan datos, por esta razón, dentro del Plan se han sugerido una serie de intervenciones arqueológicas que tienen como finalidad, en la medida de lo posible, la reconstrucción del desarrollo histórico de estas comarcas y de sus habitantes durante la Edad Media

Una vez recopilada toda esta valiosa información, junto con otra no menos importante (información legal, urbanística, geográfica, socioeconómica...), los distintos equipos técnicos redactan los tres proyectos en los que se articula la intervención integral de cada monumento:

·          El equipo de Arquitectura desarrolla el 'Proyecto Básico y de Ejecución de Restauración', que viene a dar soluciones arquitectónicas a todas aquellas patologías o necesidades que el edificio muestra, enfrentándose para ello a la delicada labor de escribir una nueva página en la historia de las piedras que componen la obra.

·          El equipo de Restauradores de bienes muebles desarrolla el 'Proyecto de Ejecución de Restauración de Bienes Muebles' cuyo objetivo es la recuperación de todos los bienes muebles que debido a la falta de mantenimiento a lo largo de los años sufrían un proceso de lenta agonía que amenazaba con su completa destrucción.

·          En cuanto al territorio donde se actúa, podemos constatar como ha sufrido un abandono histórico como consecuencia de la confluencia de numerosos factores. El 'Plan de Intervención en el Entorno Rural', elaborado por paisajistas, viene a corregir en la medida de lo posible esta situación.

Entre estos tres equipos de trabajo, cada uno con su propia línea de actuación, siempre existe un continuo espíritu de colaboración multidisciplinar que nutre y da valor a los distintos proyectos Una vez finalizados, éstos son revisados por los organismos competentes, y tras el visto bueno de la Comisión Delegada del Plan, se da paso a la fase de ejecución.

La realidad construida del monumento representa un valor testimonial que condiciona notablemente el carácter de nuestras intervenciones. Los valores históricos y artísticos no deben eclipsar otros valores quizás olvidados en otros momentos, pero necesarios para entender los testimonios que nos dejaron nuestros ancestros: valores intangibles que pesan sobre el edificio como una más de sus piedras talladas, y que representan la cultura de todas las personas que lo han hecho posible.